domingo, 6 de junio de 2010

Jägers


Episodio 7: Jägers



Todo sucedió demasiado rápido para Bárbara. La puerta del apartamento del doctor Merino había sido forzada, y éste sufrió un infarto, además del extraño comportamiento de su tutor y amigo. Algo estaba afectando al juicio de Merino, modificando su comportamiento, llenando su mente de dudas; pero lo que más consternaba a la sevillana no era esto, sino sentir una extraña distancia de quien fuera su salvador, de aquel que la había rescatado de una vida al filo de la realidad.
La ambulancia llegó quince minutos después de haber sido llamada desde el domicilio del Isaac. Bárbara, enjugada en lágrimas, no se había movido de la vera de Merino, esperando pacientemente la llegada del equipo médico. Los galenos subieron rápidamente hasta la segunda planta, donde se encontraba el paciente, yaciendo en el frío suelo de mármol. Barby reconoció a uno de ellos, un tal Manuel “Manolito” Carbonell, recién llegado al Hospital del Mar. Su voluminoso pelo rizado lo distinguía por encima de todos los demás, al igual que su ancha nariz, que contrastaban con su finísimo rostro. Su comportamiento no era el mejor ni el más indicado para un novato, pero aún así, nunca se callaba nada… aunque eso sacara de sus casillas a Galindo.

Bárbara, con aire ausente, miró a Manolito. Rápidamente, su mente volvió a la realidad.

¡Rápido, lleváoslo, Isaac ha sufrido un infarto!

¿Por qué no has hecho nada, Bárbara? ¿Por qué no has intentado reanimarlo? ¿Sabes que podría morir por tu infantil reacción? ¿Eres consciente de ello?

¡Sí, lo soy, Manolito, lleváoslo, y no perdáis más tiempo!

Sí, sí… pero vete preparando para una buena por parte del director Fuentes.

Mientras hablaba, Manolito comenzó a realizarle masajes cardíacos, alternándolos con respiración boca a boca, pero no había forma: Isaac no reaccionaba. Bárbara se marchó junto a Manolito y todo el equipo médico, preparándose para las consecuencias de sus actos. Pero había omitido un detalle, o más bien, se había olvidado de ello. La cerradura de la puerta del apartamento de Isaac había sido forzada. Alguien había entrado buscando algo. ¿Pero quién? Si Bárbara hubiera entrado, quizás hubiera visto a un indigente bebiendo la botella de whisky escocés del buen Merino. Quizás se hubiera dado cuenta que el miserable estaba leyendo fotocopias del famoso diario. Sí, Isaac había mentido, incluso había fotocopiado el diario, para poder entender un misterio que lo obsesionaba. Al paupérrimo individuo se le dibujó una gran sonrisa en el rostro.

Bueno, bueno… Se ve que el doctor les va a dar muchos problemas a “aquellos”, quizás es hora de que los Jägers muevan ficha.


2 comentarios:

  1. Cada capitulo mejor...es increible =)

    ResponderEliminar
  2. Que no se nos muera Isaac todavía! Queremos saber más, y que sea pronto, Marcus....

    ResponderEliminar

 
Site Meter